data driven toma decisiones con datos

La Verdad de la Toma de Decisiones con Datos

¿Cómo podemos evitar caer en estos errores? Tiene que ver con implementar una cultura data-driven. Una cultura organizacional que priorice la toma de decisiones con datos a todo nivel de la organización
Escuche este artículo

“Si no lo puedes medir, no lo puedes gestionar” decía Peter Drucker, autor de más de 35 libros y considerado un gran gurú de la administración.

Y es lógico… ¿cómo poder saber si se está en el camino correcto si no se cuenta con datos e información? En todas las escuelas de administración del mundo se enseña que las decisiones deben ser racionales, tomadas con datos. No es ninguna novedad.

Es más, estimo que no debe haber muchos gerentes en el mundo que digan que toman decisiones sin datos. Todos, en teoría, tomamos decisiones con datos. De hecho, en los últimos 10 años cuando hice esta pregunta a gerentes de empresas de todo rubro, no encontré uno solo que me diga que no. Pero… ¿es así realmente? 

Te voy a contar dos verdades de la toma de decisiones con datos que muchas organizaciones no toman en cuenta:

1. No se trata solo de tener herramientas de inteligencia de negocios

Desde inicios de los años 2000s las organizaciones han venido creando data warehouse o almacenes centralizados de datos que son aprovechados mediante herramientas de business intelligence o inteligencia de negocio. Esto nos ha dado la tranquilidad de que los datos de nuestra organización están siendo aprovechados para la toma de decisiones. Sin embargo, en mi opinión en muchos casos esto es solo una ilusión. 

Por un lado, debido al alto costo de estas herramientas, los dashboards y reportes creados en estas herramientas han venido siendo puestos a disposición principalmente de la alta dirección y algunos gerentes de línea, quienes toman las grandes decisiones. Sin embargo, una gran cantidad de decisiones, sobre todo del día a día, se toman por personas que no tienen acceso a estas herramientas para tener a la mano toda la información de la empresa para tomar la mejor decisión. 

Por otro lado, las áreas de business intelligences típicamente reportan dentro del área de tecnología y son ingenieros y analistas técnicos quien crean los dashboards y reportes, y su objetivo es poner a disposición de la gerencia los datos de toda la empresa, pero sin realmente preguntarse qué decisiones se van a tomar con esos datos. Como resultado, muchos gráficos son bien vistosos y permiten acceder a toda la data de la organización, pero no necesariamente responden a preguntas de negocio y, por lo tanto, no ayudan a tomar realmente decisiones con datos.

Esto nos lleva al siguiente punto…

2. Los datos en las decisiones no siempre están en el orden correcto

William Edwards Deming, estadístico estadounidense y reconocido por ser un gran difusor del concepto de calidad total decía que “sin datos, sólo eres otra persona con una opinión”. Esto nos ha llevado a que, efectivamente, en toda decisión importante en una organización se utilicen datos como sustento. Como gerentes, buscamos datos que soporten nuestras decisiones. Pero… ¿es esto tomar decisiones con datos? Es decir, tomar una decisión y luego buscamos datos que la respalden, no suena a que los datos influyeron realmente en la decisión, si no que están ahí para probar nuestro punto de vista, nuestra opinión.

A esto se le llama sesgo de confirmación o sesgo confirmatorio. Acá los datos no aparecen en el orden correcto. Es decir, no vienen primero, si no después que ya se tomó la decisión. Así, consciente o inconscientemente favorecemos los datos que nos apoyan en nuestra decisión y descartamos aquellos que nos contradicen. Claro, cualquier buen gestor que encuentre un dato que groseramente lo contradice va a cambiar de decisión, pero el problema está en los puntos medios, en esa área gris, donde la decisión no es tan obvia o evidente. Dicen que el diablo está en los detalles.

Entonces, ¿cómo podemos evitar caer en estos errores? Tiene que ver con implementar una cultura data-driven. Una cultura organizacional que priorice la toma de decisiones con datos a todo nivel de la organización. Afortunadamente, no solo los costos de las herramientas de visualización han bajado, sino que la creación de reportes y dashboard se ha vuelto muy simple. Así, hoy en día es económicamente posible para cualquier organización de cualquier tamaño que los reportes sean creados y consumidos por cualquier persona de la empresa y no solo creados por el área de tecnología y consumidos por la alta gerencia. 

¿Cuál es la realidad de tu organización? ¿se está tomando realmente decisiones con datos?

Fotografía por Carlos Muza/Unsplash.com

Entérese primero

Suscríbase y sea el primero en recibir en exclusiva, análisis, tendencias, informes y podcasts de su mercado:

Le podría interesar
Los datos son la clave

La gestión de datos es la clave

En definitiva, el Big Data es la piedra angular de un fenómeno imparable de automatización que llevará a la industria del mundo al siguiente nivel de eficiencia. Pero si aún no te queda claro, como la gestión de datos está impulsando la automatización de la inteligencia artificial, sigue leyendo, en este artículo te lo explicaremos.
Leer más